Patriotas de tertulia, en España y el Reino Unido, fantasean estos días con una guerra por Gibraltar. Quizá esto les decepcione: este verano no habrá más invasión británica que la habitual de los borrachos descendiendo sobre los bares de Magaluf, ni más bajas que la de algún idiota haciendo balconing. Pero por si acaso, en una encuesta digital se nos ha preguntado por nuestra disposición a cambiar el próximo puente a la playa por una marcha al Peñón. Y no son pocos los voluntarios.