Política
Caso Garzón. El Supremo, ¿imparcial? PDF Imprimir E-mail
Opinión / Actualidad - Política
Escrito por Carlos Jiménez Villarejo. Público   
Domingo, 26 de Septiembre de 2010 12:22

El 14 de mayo, el juez Garzón fue expulsado provisionalmente de la función judicial por haber pretendido investigar una parte de los crímenes del franquismo, la relativa a los detenidos y desaparecidos (más de 100.000 personas). Las víctimas, los familiares que denunciaron los hechos, quedaron decepcionados y abandonados ante la ausencia de tutela judicial. Parece que el objetivo político y judicial estaba alcanzado. Desde aquel momento, todos los procesos contra el juez entraron en una fase de notable dilación, cuando debía haber ocurrido lo contrario: que los instructores y magistrados del Tribunal Supremo (TS) activaran e impulsaran su tramitación, pues el juez perseguido está ya cumpliendo anticipadamente la pena que pudiera imponérsele si llegara a ser condenado por sentencia firme. Una muestra más de la falta de objetividad y equidad de esos jueces.

El pasado 7 de septiembre, el TS notificó una resolución –que se dice fechada el 26 de julio– que, sin fisuras, respaldó la decisión del instructor Varela del 7 de abril de continuar definitivamente el proceso contra el juez Garzón pese a la ausencia de toda responsabilidad penal. La resolución merece una crítica rotunda. El TS sabe que, antes de tomar esta decisión, estaba obligado a resolver otros recursos de apelación que el juez Garzón interpuso en abril y mayo. Planteaban, con el apoyo expreso del fiscal, la nulidad de las acusaciones de la ultraderecha a causa de las maniobras procesales irregulares de Varela con Manos Limpias para hacer viable un escrito de acusación que no debía haber sido aceptado. Maniobras que perjudicaban directamente el derecho a la presunción de inocencia y de defensa del juez Garzón, que además vulneran las garantías básicas de un ciudadano y el derecho a un proceso justo. Maniobras que determinaron la continuidad de un proceso que, en ese momento, debió concluir sin más.

La permisividad y la pasividad de la Sala Segunda lo ha impedido. Pero, además, la resolución del 26 de julio es un ejemplo de un preocupante formalismo en la interpretación de la ley procesal penal con el único propósito de limitar y perjudicar los derechos del imputado. La consecuencia directa es anular los efectos propios del recurso de apelación. La previsión legal de que un imputado pueda recurrir a una instancia judicial superior, en este caso el TS, a través del recurso de apelación cuando disiente de la decisión del juez inferior, es decir, del instructor Varela, es para que pueda producirse una revisión a fondo de la decisión recurrida. Pero el TS no lo hace, omitiendo la función que debía haber ejercido, que era analizar detenidamente las razones expuestas por el juez Garzón para contradecir las tesis de Varela. Concretamente, si este mantiene que las decisiones del recurrente eran “indefendibles” en la aplicación conjunta del sistema jurídico, es exigible legalmente que el TS hubiese analizado las razones del juez Garzón y la afirmación fundada de que sus decisiones en el sumario 53/2008 no fueron nunca ni inusuales, ni extravagantes ni aún menos injustas y, por tanto, perfectamente defendibles, como lo ha acreditado la comunidad internacional. Lo que justifica plenamente un debate en el seno del proceso sobre la naturaleza jurídica de dichas decisiones, debate o “pericia jurídica” como lo llama el Supremo, que no puede ser “improcedente”. Precisamente porque la aplicación del derecho, cuando además está en juego el derecho internacional, necesita de unos amplios márgenes de interpretación. Lo contrario es, como está ocurriendo, la limitación y persecución del libre ejercicio de la independencia judicial. Por otra parte, el TS pretende justificar la ausencia de respuesta al fondo de los gravísimos problemas que le fueron planteados apelando a que debe evitar “el prejuicio contaminante”, es decir, el haberse pronunciado antes de tiempo sobre el núcleo de los hechos que son objeto del proceso. Es, sencillamente, inaceptable. El TS, desde que el 26 de enero de 2009 admitió a trámite la querella de Manos Limpias, ha coincidido con los postulados y pretensiones de la ultraderecha durante un proceso que desde entonces no ha variado sustancialmente de contenido. Y siempre, con la oposición del fiscal. Nunca dudó en la aceptación de una acusación popular pese a que, como ha dicho la Unión Progresista de Fiscales, “la ejerce en fraude de los principios que deben guiar la intervención procesal de terceros no perjudicados”. Con esta frialdad formal y el “encarnizamiento” a que aludía Le Monde, va a comenzar un juicio político por haber investigado judicialmente el franquismo como condición para la protección de sus víctimas. Víctimas a las que el TS ha tratado, en contraste con su complacencia con la extrema derecha, con desdén y menosprecio, negándoles reiteradamente la pretensión de ser partes en el proceso contra el juez Garzón. Llegando a decirles, ofensivamente, que “se abstengan de perturbar la jurisdicción del TS”. Estamos ante una profunda crisis, no sólo de la Justicia, sino de la democracia. 

Carlos Jiménez Villarejo es ex fiscal jefe Anticorrupción.

 
España y ETA: siempre hay tiempo para el diálogo PDF Imprimir E-mail
Opinión / Actualidad - Política
Escrito por Marcos Roitman Rosenmann (La Jornada)   
Lunes, 13 de Septiembre de 2010 05:21

 

Paz. No más violenciaCuando pocos esperaban un cambio en la actitud de ETA, se produce un punto de inflexión. Su llamado a la negociación y el diálogo es una buena noticia. Bien es cierto que no lo es tanto para quienes están obsesionados en conseguir lo imposible, su derrota militar y policial. Desde hace décadas esta estrategia se practica sin ningún éxito, pese a quien le pese. Son muchas las veces que se ha decretado el fin de ETA. Asimismo se ha perseguido, hasta el cansancio, y se sigue haciendo, a las organizaciones de la izquierda abertzale. En esta dinámica se ha declarado su ilegalidad, detenido a sus militantes y encarcelado a sus dirigentes bajo el argumento de no condenar la violencia de ETA y guardar complicidad con “banda armada”.

Leer más...
 
El último coñazo de Juan Manuel de Praca PDF Imprimir E-mail
Opinión / Actualidad - Política
Escrito por Arturo del Villar   
Lunes, 13 de Septiembre de 2010 04:37

manipulación informativaEl diario monárquico–fascista--fundamentalista Abc de hoy, 11 de setiembre, publica un artículo tan mendaz como vomitivo de Juan Manuel de Prada, en el que una vez más el obeso obseso antirrepublicano da muestras de su ignorancia y de su calaña. Este vasco renegado comenzó su salto a la popularidad indecente en 1995 con un libro titulado Coños, publicado por Valdemar, de tanto éxito, dado lo provocativo de su título, que lo reeditó en el 2000.

Leer más...
 
Puente de plata. PDF Imprimir E-mail
Opinión / Actualidad - Política
Escrito por Rafael Torres (Diarios del siglo XXI)   
Martes, 07 de Septiembre de 2010 04:57

 

 

 En lo que casi todo el mundo coincide es en la percepción de que ETA busca, por su agotamiento, un hueco al sol. O dicho de otro modo: que está dispuesta a rendirse, pero no gratis ni incondicionalmente. También coincide casi todo el mundo en el asco que da imaginar a un asesino concurriendo a elecciones, sentándose en un escaño o ejerciendo cualquier cargo público, pero pocos son en éste país desmemoriado los que reparan en que no sería la primera vez, lamentablemente, que en España los bandidos con las manos tintas en sangre, desde el feroz general carlista Cabrera hasta los más conspicuos exterminadores del Glorioso Alzamiento, alcanzan después de hincharse a matar un lujoso hueco bajo ese sol del Presupuesto que no sale, sin embargo, para todos.

 

Leer más...
 
EL FANTASMA DE RODIEZMO PDF Imprimir E-mail
Opinión / Actualidad - Política
Escrito por Arturo del Villar   
Lunes, 06 de Septiembre de 2010 20:03

   No ha tenido la valentía de presentarse a explicar a los mineros asturianos y leoneses sus reformas de los planes laborales y de pensiones. El secretario generalísimo del Partido Antisocialista Antiobrero Antiespañol, el compañero Rodríguez, también conocido como Zapatero, solamente habla ante auditorios amaestrados. Desde que empezó a poner en práctica sus políticas antisocialistas y antisociales, no puede enfrentarse a un obrero. Por eso no se atrevió a ir a Rodierzmo este año, ni acudieron las bibianas que le hacen coro, ni tampoco apareció el cesado ministro del Paro.

Leer más...
 
<< Inicio < Prev 971 972 973 974 975 976 977 978 Próximo > Fin >>

Página 977 de 978