El Ecuador de Lenín Moreno pidió la salida definitiva de Unasur, el organismo regional sudamericano creado en 2008 en Brasil. Luego de Colombia, es el segundo país en hacer un reclamo de esas características. Ocurre que de Iván Duque, el delfín de Alvaro Uribe, podía esperarse con naturalidad algo así, visto y considerando su concepción de América Latina y el mundo: Moreno, sin embargo, llegó al gobierno con los votos de Rafael Correa, realizando luego un viraje frenético, que lo llevó a abrazar al Fondo Monetario Internacional, a reconocer y recibir al autoproclamado presidente venezolano Juan Guaidó, y a ser un abanderado del fin de Unasur.