¡Aviso! Por vacaciones, la web no será actualizada hasta el 1 de agosto


 

Anatomía de foto con mujer que no aplaude PDF Imprimir E-mail
Opinión / Actualidad - Política
Escrito por Cristina Fallarás   
Domingo, 12 de Marzo de 2017 06:39

El inédito gesto de Irene Montero, que desnudó a la reina Letizia, puso en evidencia a Tardá y Carmena, y retrata una época

Corría el mes de marzo de 2010. Francisco Granados  ejercía como consejero de la Presidencia, Justicia e Interior de Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, y secretario general del PP allí; faltaba un mes para que Luis Bárcenas se diera de baja del partido y cuatro años para que el ex president Jordi Pujol confesara a los medios de comunicación haber ocultado a Hacienda “un dinero ubicado en el extranjero”. En la céntrica plaza Vicenç Martorell de Barcelona, a las 18h, padres, madres y escolares muy menores competían con la tropa de extranjeros residentes a ver quién aprovechaba con menos medios el cambio en la luz y la temperatura del aire de la primavera mediterránea. El paro había pasado en tres años de dos a cinco millones de personas y al mes siguiente alcanzaría al 20% de la población activa.

Entre las mesas del bar Kasparo, los bancos públicos y la arenilla del parque infantil, se contaba más de un centenar de personas cuando un grupo de cinco apareció por uno de los extremos de la plaza. Eran cuatro hombres y una mujer, todos entre los 40 y los 60. Decoraban su andar elástico con aspavientos poco enérgicos. Tres de ellos vestían traje oscuro, camisa clara y corbata. El cuarto, pantalón camel y chaqueta parda, sin corbata. La mujer, uno de esos ternos que, una vez desaparece de la vista, no se recuerdan.

–Mira, los políticos –murmuró una de las madres acuclillada en la arena–, ¡qué poca vergüenza!

–¿Cómo sabes que son políticos? –le respondió la joven a su lado.

–Porque son los únicos ya que estrenan ropa. Míralos.

Faltaba todavía un año para que los indignados de aquí y allá se compactaran en un movimiento que recibió el nombre de 15M.

La indumentaria

El pasado día 22 de febrero, pasadas las 12 del mediodía, el fotógrafo Dani Gago levantó su Nikon D4 y dio la espalda al que, en principio, era el acontecimiento del día: en el Salón de los Pasos perdidos del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, presidenta de la cámara, le estaba imponiendo al presidente argentino, Mauricio Macri, la medalla del Congreso.

A las 12:20 en punto, Gago captó una imagen inédita. En la toma, los seis representantes de los principales grupos parlamentarios. De izquierda a derecha, Rafael Hernando (PP), Antonio Hernando (PSOE), Irene Montero (Unidos Podemos), Albert Rivera (Ciudadanos), Joan Tardà (ERC) y Aitor Esteban (PNV). Todos ellos, portavoces de sus respectivos grupos, excepto Rivera, que sustituía a Juan Carlos Girauta. Todos ellos, hombres, excepto Montero. Y todos ellos ataviados como manda la tradición, con traje oscuro. El único que no lleva corbata, Tardà, quizás por costumbre o en un gesto de leve desacato.

En medio de los cinco hombres, Irene Montero no solo no respeta la indumentaria acostumbrada en este tipo de protocolos, sino que aprovecha para lanzar la proclama que va a convertirse en la piedra en el zapato de Macri.

Pantalón vaquero y un blazer informal sobre camiseta blanca, el terno de la joven portavoz (29 años) no habría llamado la atención de las madres en la barcelonesa placita de Vicenç Martorell. Y en la camiseta, la inscripción Libertad Milagro, en referencia a la activista indígena Milagro Sala, presa desde hace un año en Argentina y cuya detención ha sido denunciada como “arbitraria” por las Naciones Unidas, entre otros.

 

Serie de fotografías del acto de recibimiento a Mauricio Macri en el Congreso / Dani Gago

Serie de fotografías del acto de recibimiento a Mauricio Macri en el Congreso / Dani Gago

El acto de Irene Montero no solo supuso una alerta internacional sobre la situación de la activista, en particular, y de los derechos humanos en Argentina. Además, refleja una nueva manera de hacer política, y una actitud personal de la diputada. No es lo mismo levantar una pancarta en el hemiciclo o participar en una propuesta conjunta, que situarse allí, sola, como única portavoz joven y mujer, con su proclama en la camiseta.

De la misma manera que no es lo mismo no aplaudir sola que hacerlo en grupo.

Aplauso y desacato

Aplaudir es un gesto, pero más elocuente resulta dejar de hacerlo.

El 17 de noviembre de 2016, los parlamentarios de Unidos Podemos, además de los del PNV y la antigua Convergència, se negaron a aplaudir al rey Felipe VI en la apertura solemne de la XII Legislatura de las Cortes. Seis días después, todos los diputados del grupo morado abandonaron el Congreso para protestar contra el minuto de silencio en memoria de la senadora popular Rita Barberá, que acababa de fallecer.

Aplaudir, levantarse o guardar un minuto de silencio son fórmulas de homenaje y respeto a la autoridad que, salvo raras excepciones, hasta el momento se habían respetado en las dos cámaras, Congreso y Senado. El respeto a la autoridad es doctrina y costumbre que se aplica de arriba abajo, y, como toda doctrina, requiere sus vías: el sistema educativo, los medios de comunicación y, en última instancia, las fuerzas de seguridad del Estado.

La total falta de respeto a lo que hasta ahora se consideraba “autoridad” a la que nos empieza a acostumbrar Podemos hunde sus raíces en internet y los nuevos modos popularizados por las redes sociales. El gesto de Irene Montero, sola, en camiseta con mensaje, no aplaudiendo, rodeada de lo más granado de las autoridades españolas, la transgresión múltiple que supone, solo se comprende en toda su amplitud analizando cómo el entorno digital ha modificado el relato y la comunicación.

Montero, de una manera hasta ahora inédita, traslada al Salón de los Pasos Perdidos una práctica habitual de las redes y que hasta el momento no aparecía en los medios de comunicación, y, por lo tanto, parecía no existir. O no existía en absoluto. Baste decir que al fotógrafo Dani Gago no le consta que ningún medio de comunicación reprodujera su retrato del instante, pese a la relevancia.

La protagonista

Una podría pensar que a la portavoz de Unidos Podemos le temblaron las piernas al llevar a cabo su gesto en soledad.

Sin embargo, así narra lo que sintió:

“En ese rato sobre todo sentí presión, aunque a la vez estaba muy segura (y orgullosa) de lo que estábamos haciendo.

Segura y orgullosa porque creo que era lo que teníamos que hacer (mostrar nuestra distancia con un presidente como Macri) y porque sentía que me respaldaban mis compañeros y compañeras aunque estuvieran en el hemiciclo, ya que la decisión de llevar la camiseta la habíamos tomado de forma colectiva (de hecho en ese mismo salón Marcelo y Gloria entregaron la carta a Macri, en el mismo saludo)

Presión porque aunque no se perciba tanto en la foto, estábamos muy pegados los unos a los otros (casi sin hueco) y porque era la única mujer entre los portavoces (en la mesa sí había más mujeres) y además la que estaba ‘rompiendo las reglas’ o al menos haciendo algo diferente para mostrar nuestra posición. Es verdad que en los momentos previos intercambié una mínima conversación tanto con Rafa  Hernando como con Antonio Hernando y con Rivera (y fue una conversación cordial, distendida). Pero eso no me hacía olvidar no sólo que era la única mujer portavoz (cosa que hace sentir a la vez orgullo y presión) sino que en ese momento mi objetivo era conseguir hacer las cosas de forma que quedase clara nuestra posición política de distancia con el presidente de Argentina.

Y por último algo de extrañeza (pero esto no es exclusivo de esta imagen) porque jamás me imaginé como portavoz de un grupo parlamentario en esta situación (ni en muchas otras ...)”.

La evidencia

El gesto de Irene Montero captado por Gago, sin embargo, no solo pone de manifiesto unos nuevos modos en la relación de los diputados con el protocolo y el respeto a la autoridad. También deja en evidencia a aquellos políticos que, pretendiendo cuestionarlos, los acatan. En este sentido, quizás no sea solo expresión de un partido, sino que tenga que ver con una cuestión generacional, lo que de nuevo nos conduce a las redes y las nuevas formas de comunicación.

Junto a Montero, Joan Tardà, portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya, el partido referente en la lucha por la independencia de Catalunya, aplaude. Su ovación va dirigida a dos políticos –Ana Pastor y Mauricio Macri– en las antípodas de lo que él y su formación defienden. Es más, se podría afirmar que ambos representan aquello que ERC dice combatir. Pero aplaude.

Carmena entregó al presidente argentino la llave de oro de la ciudad. Lo hizo, eso sí, evitando la presencia de la prensa

Más elocuente es la distancia entre Montero y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, correligionarias. Mientras la joven llevaba a cabo una sonada protesta, Carmena entregó al presidente argentino la llave de oro de la ciudad. Lo hizo, eso sí, evitando la presencia de la prensa. No era la primera diferencia de criterio entre Podemos y la alcaldesa. Cuando los morados decidieron no aplaudir al rey Felipe VI en el Congreso, Carmena se unió a la ovación general.

Y, por último, la reina Letizia.

Tras recibir al presidente Macri con honores de jefe de Estado en el Palacio Real, decorados con decenas de miembros de la Guardia Real y un desfile de caballos pura raza española, Letizia se coronó nada menos que con la Diadema de las lises. Se trata de una de las joyas más suntuosas de la familia real española, despliegue de diamantes engastados en platino.

De la misma manera que a Irene Montero le sirvió la visita del presidente argentino para representar una nueva forma de portavocía, la reina hizo lo propio con su condición, justo en el extremo opuesto. Podría pensarse que Letizia aprovechó para sacudirse definitivamente su papel de plebeya venida a más y su actuación como consorte de corte progresista y profesional.

Así es como el gesto de Irene Montero dejó al desnudo de manera palmaria, de un plumazo, las diferencias no solo de criterio, sino de clase que caracterizan a las autoridades españolas. Desnudó el pretendido perfil democrático y popular de la reina Letizia, y, con ella, cualquier resto empático o de “campechanía” que le quedara a una corona que todavía saca a pasear el Rolls Royce de Franco.

 

La reina Victoria Eugenia luciendo la Diadema de lises.

La reina Victoria Eugenia luciendo la Diadema de lises.

Solo una mujer

Los componentes de la Junta de Portavoces del Congreso de los Diputados de España, hoy y la mañana de la foto, son: Rafael Hernando (Grupo Popular), Antonio Hernando (Socialista), Irene Montero (Unidos Podemos), Juan Carlos Girauta (Ciudadanos), Joan Tardà (ERC), Aitor Esteban (EAJ-PNV) y Francesc Homs (Grupo Mixto).

Efectivamente, Irene Montero es la única mujer. De hecho, hasta que la nombraron portavoz de Unidos Podemos el pasado mes de febrero, tras el Congreso de Vistalegre II, solo dos políticas pertenecientes a grandes partidos habían ocupado ese cargo: la popular Soraya Sáenz de Santamaría, en la legislatura 2008-2011, y la socialista Soraya Rodríguez, en la legislatura 2011-2016. No parece un gran número para 40 años de democracia.

En total, desde 1977, han sido 196 los diputados que han ejercido como portavoces. De ellos, solo 12 fueron mujeres: Koro Garmendia (1989-1993), Arantza Mendizábal (1989-1993), Pilar Rahola (1993-1996/1996-2000), Begoña Lasagabaster (1996-2000/2000-2004/2004-2008), Mónica Miquel (2000-2004), Uxue Barcos (2004-2008/2008-2011/2011-2016), Mª Olaia Fernández (2004-2008/2008-2011/2011-2016), Rosa Díez (2008-2011/2011-2016), Ana María Oramas (2008-2011/2011-2016). Todas ellas pusieron voz al Grupo Mixto.

En fin

Han pasado siete años desde aquel mes de marzo en el que dos madres vieron desfilar a un grupo de políticos por la placita del Casc Antic de Barcelona y los reconocieron por su indumentaria. Francisco Granados está en la cárcel, Bárcenas se columpia entre el juzgado y las pistas de esquí, y Jordi Pujol dormita en su particular madeja tejida con billetes sin más pena que ver desfilar a sus vástagos por los telediarios.

Una mujer ha llegado hasta la Sala de los Pasos Perdidos en camiseta y no ha aplaudido. Lo sabemos porque un fotógrafo, Dani Gago, decidió dar la espalda al momento en el que la presidenta del Congreso condecoraba al presidente de un país denunciado desde la ONU por faltas contra los Derechos Humanos.

El paro ya no es lo mismo ahora, ni el trabajo tampoco.