“UCR, la iniciativa Ocupa el Congreso, y los acontecimientos por venir” PDF Imprimir E-mail
Nosotros - Dcumentos UCR
Escrito por Miguel Pastrana   
Jueves, 09 de Agosto de 2012 03:33

UCRLos pasados días 4 y 5 de agosto, nuestra asociación, en la persona de su Vicepresidente, compañero Víctor Díaz Cardiel, fue invitada a participar en la reunión informativa que el grupo promotor de la iniciativa “Ocupa el Congreso”, organizó en Madrid, en el Centro Social Auto-gestionado “La Tabacalera”.

El día 4 estuvimos Víctor, Marita y yo. El 5, al acudir ellos en representación de UCR al Homenaje a las “13 Rosas” en el Cementerio del Este, me correspondió representar a la asociación en la reunión de “La Tabacalera”. Estas líneas son una explicación de lo que allí, constatablemente, hemos dicho, y una pequeña reflexión a su través.

 

(EL 25-S DEBE SER PACÍFICO Y ESTAR ENLAZADO CON LAS DEMÁS MOVILIZACIONES)

 

En primerísimo lugar entendemos, a tenor de lo expuesto por los propios organizadores, que el concepto ocupación del Congreso es metafórico, a semejanza de la iniciativa ocupa Wall Street de hace unos meses. Así nos lo han explicado el día 5. Nosotros hemos dejado bien claro que UCR no va a apoyar jamás ninguna acción violenta.

En segundo lugar, hemos explicado que sólo concebimos la movilización del 25-S conectada con las demás que están teniendo lugar en nuestro país en defensa de los derechos democráticos. Hemos dicho, literalmente, “que nada empieza ni termina el 25-S, de igual forma que nada empezó ni terminó el 15-M”. Ello, con independencia de lo valorable de las iniciativas. Pero es esencial conectar todas las luchas populares. Es ahí donde el republicanismo, por su transversalidad y tradición, puede jugar -está jugando- un papel decisivo. Consideramos particularmente importante que la iniciativa del 25-S no sea una contraposición a la movilización social, sindical, política... convocada para el 15 de septiembre. UCR va a apoyar con todas sus energías la convocatoria del 15-S. Por eso creemos fundamental que el 25-S busque la mayor alianza posible con el 15-S.

 

(EL DOCUMENTO BASE AVANZA EN ASPECTOS IMPORTANTE EN RELACIÓN AL DE CÁDIZ)

 

A tenor del Documento Base elaborado por la “Plataforma ¡en pie!” para la acción del 25-S, entendemos que está vinculada a la iniciativa Constituyente que arrancó en Cádiz los día 17 y 18 de marzo del presente año. UCR participó allí con una sólida posición republicana y antifranquista, véase

http://www.cronicapopular.es/2012/03/cadiz-la-asamblea-pro-constituyente-y-la-iii-republica-experiencia-y-juramento/

Que el Documento Base para el 25-S recoja, en ese sentido, cuestiones que la Declaración de Cádiz no mencionaba siquiera, nos parece muy significativo; un avance muy valorable. Demuestra que teníamos razón al poner sobre el tapete la reivindicación de la República, la condena de los crímenes del franquismo, y la Verdad, la Justicia y la Reparación para sus víctimas. Teníamos razón en Cádiz y, andados los meses, es cada vez más evidente. El propio documento del 25-S lo prueba.

Sin embargo, valorándolo, aún hay insuficiencias importantes. Las hemos señalado en la reunión y volvemos a hacerlo ahora. Repárese en que, como en Cádiz, lo que proponemos cabe en dos líneas y no desvirtúa en absoluto. Al contrario: refuerza.

El preámbulo del Documento Base para el 25-S recoge la aspiración a “un Estado” –cito literalmente- “no monárquico”. Resulta, desde luego, un avance importante con respecto a Cádiz.

 

(LA REPÚBLICA ES INCLUSIVA, NO LAS FORMAS MONÁRQUICAS Y ANTIDEMOCRÁTICAS)

 

Pero la formulación sigue siendo equívoca. Es por eso que, comprensiblemente, se acoge con desconfianza. Se ha dicho –y es cierto- que también el Régimen franquista, con su Democracia Orgánica, era “no-monárquico”. El miedo a la palabra “República”, que pese a los avances, sigue latente como en Cádiz, constituye un lastre de origen franquista inaceptable para cualquier proyecto democrático serio. Repetimos: inaceptable. La República constituye la forma democrática esencial, no ya desde la Ilustración, sino desde Aristóteles. Desde Grecia y el origen de la Democracia. Por eso poner República, es poner forma de organización que garantiza la Democracia. Y no ponerlo, es dejar la puerta abierta a un tipo de organización no-democrática, se vista del color que se vista. Por eso entendemos que es algo irrenunciable, como irrenunciables son el antirracismo, la Igualdad de género, etc... eso sí puesto con todas las letras en el documento. Del mismo modo pensamos debe hacerse con la República. Otra cosa mueve –como está moviendo- a sospecha.

UCR ha propuesto que donde dice “Estado no monárquico”, se ponga lo que corresponde: “Estado Republicano”. O, en su defecto, “forma de organización republicana”, pues una cosa que se adujo, es que “Estado republicano” puede herir la sensibilidad Libertaria. Nosotros, sinceramente, no lo creemos. En todo caso, lo que podría herir dicha sensibilidad es la palabra “Estado”, y esa sí se pone –y varias veces- en el documento. Por eso proponemos, como fórmula alternativa en un momento dado, poner “organización republicana”. Nosotros pensamos que la legítima aspiración libertaria cabe perfectamente dentro de esa formulación.

Volvamos a Aristóteles: ¿qué es una República en puridad? 1- La división de poderes y su control recíproco. 2- La participación política activa por parte de los ciudadanos. 3- La representación de todas las clases sociales dentro de las instituciones de gobierno con iguales atribuciones y prevalencia de ninguna.

Esto no lo hemos inventado ahora: se enunció hace más de 2.300 años...

Nosotros preguntamos: ¿no caben ahí todas las sensibilidades, incluida la Libertaria, la Autogestionaria, etc? Nosotros creemos sinceramente que sí. Recuérdese que la mayoría del Movimiento Libertario defendió a la II República española durante la Guerra antifascista. Que la CNT llegó a tener hasta Ministros en el Gobierno republicano... Venimos a decir, sencillamente, que dentro de la República pueden caber muchas formulaciones. Pero siempre dentro. Porque fuera, sólo está la Dictadura en sus también muy variadas formas. Por ello decimos, repetimos, que lo inclusivo –esa palabra tan usada- es precisamente la República. Lo transversal. Lo que une.

Compruébese cuántas banderas republicanas hay en las distintas manifestaciones que recorren estos días España, y cuántas monárquicas. ¡Hágase esa simple prueba! El resultado lo dirá todo...

 

(CUANDO PUDO ELEGIR, ESPAÑA ELIGIÓ REPÚBLICA)

 

Por eso, lo que no aceptamos, lo diga quien lo diga, aunque sean personas que puedan merecer todo nuestro afecto y admiración, es el pretendido argumento de que la República no une lo suficiente. Nuestra experiencia es exactamente la contraria. Volvemos a lo de las banderas. Pero el camino de Cádiz aquí es también prueba. ¡Apuéstese en serio a todos los niveles por la República y se verá cómo une! ¿No unió ya a todo un Pueblo -a nuestro pueblo- en defensa de la Libertad, incluso a costa de dar la propia vida? ¿Es que algunos han olvidado ya eso? ¿Que cuando este Pueblo pudo elegir, eligió República? Recuérdese.

 

(EL TEMOR A LA PALABRA REPÚBLICA ES UN TEMOR INDUCIDO POR EL FRANQUISMO)

 

Lo dijimos en Cádiz y lo hemos repetido en Madrid, en “La Tabacalera”: “no vamos a dar un solo paso que, de cualquier forma, conduzca a una refundación monárquica o a una Dictadura, que es otra forma de Monarquía. Nos daría exactamente igual que eso lo avalase hipotéticamente un 80 o un 90 por ciento de la población. Nosotros y nosotras estaríamos en el otro tanto por ciento”.

La Democracia no es sólo una cuestión de mayorías: lo es también de garantías y de principios. En eso basa la República. Por favor, nunca se olvide.

Bien: son tres cosas, sólo tres cosas, las que UCR propone para el Documento Base, para potenciarlo. Una ya la hemos dicho: donde actualmente pone “Estado no Monárquico”, se ponga “Estado Republicano” o, alternativamente, “forma de organización republicana”. Pero, por favor, no puede seguir escamoteándose ya más el nombre que corresponde, y que es el de República. Hágase profunda, sincera introspección, para ver de dónde procede el temor a la palabra, y se descubrirá –como ya hemos dicho- que es un miedo fabricado por el Régimen franquista. Nosotros no aceptamos nada del franquismo y menos sus miedos.

 

(PLENAS VERDAD, JUSTICIA Y REPARACIÓN PARA LAS VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO)

 

Esto me lleva a nuestra segunda propuesta para el texto: donde se pide “Justicia y reparación histórica a las víctimas del pasado”, pensamos –con noción de causa, dada la estrecha colaboración de UCR con las asociaciones memorialistas- que una fórmula mejor para recoger esta gran aspiración es: “Plenas Verdad, Justicia y Reparación –incluida la anulación de las sentencias- para las víctimas del franquismo y quienes defendieron el régimen legítimo y democrático de la II República española”.

Sobre la importancia, la hiriente humanidad de esta cuestión, no puedo extenderme ahora. Algo ya he referido párrafos arriba. En la Asamblea Pro-Constituyente de Cádiz, por desgracia, los organizadores no quisieron incluir este asunto, aunque se lo propusimos hasta la extenuación. Que ahora se aborde en el Documento Base para el 25-S, es algo que celebramos con especial emoción. Es un gran salto cualitativo. Por eso, para que el documento recoja con la mayor exactitud posible, dentro de la síntesis, la justa reivindicación de las asociaciones memorialistas y de víctimas, proponemos ese redactado. Lo hacemos –repetimos- con plena noción de causa.

 

(NO ES UN PROBLEMA DE LA POLÍTICA EN GENÉRICO, SINO DE MALA PRAXIS CONCRETA)

 

Queda la última cuestión de las tres que planteamos en la reunión del 5 de agosto. Es también muy importante. Hemos propuesto que el concepto “clase política” –que figura en más de una ocasión en el Documento Base- se sustituya por “malas prácticas políticas”. Nos parece algo esencial.

Hemos explicado que, con independencia de quien lo use, el concepto clase política es de raíz fascista. Forma parte del desprecio de la política en favor de la violencia propio de los fascismos. UCR no va a caer jamás en el discurso de la anti-política, que es el discurso de los fascismos. Nuestro discurso es el de las buenas políticas, las políticas al servicio de las personas, del bien común, la Justicia Social... Las políticas republicanas, en fin. Nosotros entendemos que está en el ánimo de los promotores del 25-S eso y no lo otro, y por ello proponemos esa sustitución semántica, que lo es también conceptual.

En nuestra opinión, el Documento Base no puede dar a entender de ninguna manera que “todos los políticos son iguales”. Eso, ni es justo ni es cierto. Proponemos se sustituya por la fórmula que hemos enunciado cualquier parte del texto que pueda dar esa impresión. El problema no son los políticos. El problema –repetimos- son las malas prácticas políticas. Pero políticos, en puridad, somos todos, y la política, desde luego, imprescindible. Es otro de los fundamentos de la República.

 

(LA REPÚBLICA PERMITE CONECTAR TODAS LAS JUSTAS REIVINDICACIONES)

 

Esto me lleva a unas consideraciones finales que enlazan, de alguna forma, con lo dicho al comienzo de este escrito: el 25-S debe, en nuestra opinión, estar conectado con otras luchas políticas, sociales, sindicales... de carácter siempre democrático y pacífico. Comenzando por el 15-S. Y el 25 podría y debería, en nuestra opinión, intentar contar con quienes en el propio Congreso de los Diputados, luchan por que las cosas sean más justas. Intentar contar con ellos y ellas, incluso aunque se pueda no estar de acuerdo en muchas cuestiones. Es nuestra sincera opinión y lo que proponemos: enlazar todas las luchas democráticas. Y el lazo tricolor –creednos- se adapta perfectamente a eso; es una de las mejores herramientas. Probadlo. Es lo que ofrecemos...

 

(UNA LÍNEA COHERENTE)

 

Termino: se ha escrito, un poco a modo de censura por nuestra asistencia a la reunión de “La Tabacalera”, olvidando que se nos invitó, que “llamativamente, lo que a la UCR no le sirvió en marzo, le sirve ahora”. Con marzo se refiere, obviamente, nuestra participación en la Asamblea Pro-Constituyente de Cádiz.

Desde otra parte, y como en Cádiz precisamente, se nos acusa, aunque ya significativamente menos, de querer imponer la República.

Pues bien: ni lo uno, ni lo otro. Lo que a UCR le sirvió de Cádiz –el propósito de cambiar en clave democrática el régimen de este país- le sigue sirviendo ahora. Y lo que entonces no –que no se especifique que la clave democrática tiene el nombre de Tercera República y pasa por la reivindicación de la Segunda y de las víctimas del franquismo- tampoco nos sirve ahora. Tampoco. Repárese bien, por favor, en que nuestra posición sigue siendo exactamente la misma que en Cádiz. ¡Exactamente la misma! Hemos adjuntado líneas arriba el enlace con lo que dijimos entonces. Compárese con lo que decimos ahora, compárese.

No hay misterio en ello: la línea de UCR pivota en torno a 14 Puntos Básicos (véase

 

http://www.unidadcivicaporlarepublica.es/index.php/iii-republica/3167-comunicado-de-la-agrupacion-ateneista-juan-negrin-del-ateneo-de-madrid14-puntos-hacia-la-iii-republica- )

 

que enunciamos en diciembre de 2011 y suscribimos junto a otras destacadas organizaciones. Esos 14 Puntos proporcionan una guía muy clara. Tal es así, que están sirviendo de modelo para importantes procesos de convergencia republicana a nivel territorial.

Repárese que en el primero de esos catorce puntos, habla de Proceso Constituyente. De su necesidad. Esto, antes de anunciarse la iniciativa de Cádiz.

Por tanto, ni oportunismo ni imposición. Hay una línea política coherente, que cabe en una cara de folio, y que viene definida en esos 14 Puntos. Véanse.

 

(NO VAMOS A RENUNCIAR A LA LEGÍTIMA ASPIRACIÓN REPUBLICANA)

 

Acorde a ellos, UCR participa y participará en toda iniciativa pacífica susceptible de avanzar en esa dirección democráticamente. No imponemos la República, pero sí la proponemos. No vamos a cejar en ello, quede bien claro. No tenemos ese derecho. La República representa un país –el nuestro- que fue posible y volverá a serlo. Nada se pierde. Como luchamos por los derechos sociales y democráticos, luchamos por la República, que es la suma de todo ello. Ningún tacticismo, tenga el origen que tenga, puede justificar nunca que ningún republicano, ninguna republicana, renuncie a la República. Nosotros no renunciamos ni renunciaremos. No tenemos ese derecho, repetimos. Hoy la República es más necesaria, tiene más apoyos, y está más próxima que nunca. Renunciar a ella supondría, no sólo dar la espalda de forma imperdonable a décadas de lucha de millones de españoles y españolas, sino también un error histórico en el momento presente, susceptible de arruinar nuestro futuro.

Nosotros no renunciamos.

 

8 de agosto de 2012

 

Miguel Pastrana es Secretario Federal de la asociación Unidad Cívica por la República (UCR)